AeroClub Collarada

El origen del Aeroclub Collarada se remonta a finales del siglo pasado. Fue en 1997 cuando lo fundan un grupo de pilotos de vuelo sin motor en Santa Cilia, para impulsar la actividad y gestionar la adquisición del material más elemental: Una remolcadora Robin DR 400 (EC-HMB) y un Duo Discus (EC-LJO), que actualmente forman parte del aeródromo de Santa Cilia propiedad del Gobierno de Aragón.

Posteriormente, sucesivos cambios tanto de empresa gestora del aeródromo de Santa Cilia como de los clubs que operan en el aeródromo, hacen que los socios que componen Collarada se integren en una estructura de mayores proporciones.

Con los años, esta estructura evoluciona hacia objetivos muy diferentes de los puramente sociales y deportivos – razón de ser del Aeroclub Collarada – y que hacen considerar y llevar a cabo su refundación, aún asumiendo el esfuerzo que supone empezar de cero.  

En la actualidad, y con incorporaciones muy recientes, el Aeroclub esta compuesto por una serie de personas y pilotos entusiastas de la actividad aeronáutica que practican dicha actividad en diferentes modalidades de forma ininterrumpida durante todo el año. Algunos dispones de material propio.

Entre sus miembros hay de todo: Instructores de vuelo, ganadores de campeonatos nacionales e internacionales, remolcadores, otros son muy conocidos en el mundo del vuelo a vela y el parapente, también pilotos con discapacidad y pilotos con nivel intermedio.

En el Aeroclub Collarada destaca que los más expertos no tienen ningún reparo a la hora de compartir conocimientos, experiencias y enseñar sus trucos (para volar más, mejor y con más seguridad), organizando seminarios de formación que potencian la confianza y motivación del resto de pilotos, al tener información de calidad para progresar de forma cómoda y uniforme, dominando las diferentes técnicas de vuelo que permiten volar grandes distancias y participar en competiciones.

Por último, para el Aeroclub Collarada no todo es volar. La otra mitad de una feliz jornada de vuelos es tener la ocasión de convivir con el resto de pilotos, disfrutar de sus anécdotas y divertirse en buena compañía en torno a una buenas viandas.